La Diabetes puede Afectar la Vista

La Diabetes puede Afectar la Vista

Si usted tiene diabetes mellitus, su cuerpo no utiliza ni almacena el azúcar de forma apropiada, y el alto nivel de azúcar en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos de la retina (la capa de nervios en el fondo del ojo que percibe la luz y ayuda a enviar las imágenes al cerebro). El daño a los vasos sanguíneos de la retina se conoce como retinopatía diabética.

Las principales medidas preventivas de los pacientes diabéticos para evitar o retrasar la aparición de la retinopatía diabética son realizar un control estricto de glucosa en sangre, de la presión arterial y el colesterol y evitar el tabaco. Además, es imprescindible un riguroso seguimiento oftalmológico, ya que generalmente, la retinopatía diabética no provoca síntomas hasta que la lesión es severa.

La revisión oftalmológica en diabéticos de tipo 1 debe realizarse a los 3-5 años del diagnóstico. En cambio, los diabéticos de tipo 2 deben comenzar a realizar revisiones oftalmológicas desde el momento en que se diagnostica la enfermedad.

Tras este primer examen, todos los pacientes deben someterse a una revisión oftalmológica anual, en el caso de que no se observe ninguna lesión. El oftalmólogo propondrá revisiones de control en función de la pérdida de visión de cada paciente. En cualquier caso, es deseable diagnosticar la retinopatía antes de que aparezcan síntomas. Es especialmente aconsejable que las mujeres embarazadas y las personas con un mal control metabólico de la diabetes realicen estas revisiones.

La retinopatía diabética se produce porque las paredes de los vasos retinianos se alteran y se vuelven más permeables como consecuencia de los elevados niveles de glucemia. Estos vasos dejan de ser competentes y permiten el paso de fluido al espacio extracelular. La retinopatía diabética comienza a manifestarse con pequeñas lesiones (como dilataciones capilares o micro aneurismas) y pérdida de fluido en la retina. Esto provoca un encharcamiento en la retina y si se extiende a la mácula, puede llegar a causar un edema macular (una de las principales causas de disminución de la agudeza visual en pacientes diabéticos).

En casos más avanzados, se produce lo que se conoce como “retinopatía diabética proliferativa”, el cuadro retiniano más grave relacionado con la diabetes, que afecta a un 20% de los diabéticos y puede comportar una pérdida severa de visión. Se llama proliferativo porque se produce por la proliferación de vasos sanguíneos nuevos. Estos originan hemorragias en el espacio vítreo, un tejido gelatinoso y transparente, que rellena el globo ocular. Al sangrar los vasos de la retina, el vítreo se vuelve opaco y causa disminución de la visión, que en general se produce de forma brusca. Los tratamientos actuales -fotocoagulación con láser, inyecciones intravítreas o vitrectomía- logran detener la evolución de la enfermedad y pueden mejorar el pronóstico visual del paciente. Otras complicaciones visuales asociadas a la diabetes son el edema macular, el desprendimiento de retina, el glaucoma o las cataratas.

Si usted o algún familiar es diabético, no dude en agendar su cita lo más pronto posible para evaluar su caso y poder indicarle el tratamiento adecuado. ¡Hasta pronto!

Dr. Ulises Baylón Cano
Tel.(614) 410-54-55
www.cirugiaocularchih.com

Artículos Relacionados